Posted in Familia, Inspiracionales, NonViolent Communication, Self Directed Learning

Valor y Empatía 

Photo credit @campatompingground

Te repito: sé fuerte y valiente. No tengas miedo ni te desanimes porque el SEÑOR tu Dios estará contigo donde quiera que vayas. Josué 1:9 

Les ruego por lo tanto, como un padre ruega a sus hijos, que me abran su corazón, como yo lo he hecho con ustedes. 2 Corintios 6:13 DHH

Cuando pensamos en tener valor suele venir a nuestra mente una imagen de guerra o confrontación. Pensamos en héroes y villanos. En general, en historias inspirantes de victoria sobre algún mal.

Nosotros y nuestros hijos estamos abiertos a este tipo de inspiración y nada hay de malo en ello.

 Mi pregunta es, si estamos ofreciéndoles diferentes maneras de muestras de valor, más allá de lo que promocionan los medios.

Qué tal ser valiente emocionalmente?

Qué tal ser empático y mostrar compasión? 

Valor que vaya más allá de grandes músculos o impresionantes habilidades físicas. Valor emocional que nuestros hijos observen en nosotros cuando nos atrevemos a ser VULNERABLES, genuinos con lo que ocurre dentro de nosotros.

Cuando nos escuchan decir que papá perdió su empleo y que siente miedo. Y también escuchan lo que activamente estamos haciendo para salir adelante. 

Cuando ellos conocen nuestros sentimientos y deseos, les mostramos cuánto valor hay en la vulnerabilidad y les damos la oportunidad de desarrollar empatía, compasión.

Y la compasión NO es lástima. La compasión es el valor y el amor puesto en práctica, porque lo que sentimos al escuchar o ver al otro nos MUEVE a hacer algo, a participar, a dar, a entregarnos. La compasión nos mueve del otro lado de la barrera, de la indiferencia, la apatía o el egoísmo.

Y los niños son maravillosamente empáticos!!!

Solo que les damos muy pocas oportunidades para que lo puedan mostrar.

Necesitamos más fe en nuestros hijos y en nosotros mismos.

Te invito a que la siguiente vez que pases por algún momento muy difícil, como por ejemplo un ser querido enfermándose gravemente, no te reserves lo que pasa y te quedes pensando: “mi hijo no va a entender, o se va a angustiar o le va a hacer daño o es muy pequeño”. 

Comparte la verdad de lo que ocurre, sin “aniñar” la situación. Comparte lo que sientes con ellos y espera…la respuesta de tu hijo será impresionante. Incluso si solo es un bebé, le dará paz y palabras para el futuro!

La empatía y la compasión la necesitamos todos TANTO!!! Lo que abunda es la competencia, el meter el pie al otro, el egoísmo, la indiferencia.

Brindémonos estás oportunidades unos a otros.

Eucharisteo,

Tania 🙂

Advertisements
Posted in Familia, NonViolent Communication, Self Directed Learning

Habla a los niños en su idioma

Photo credit @campstompingground

Las palabras que brindan consuelo son la mejor medicina; las palabras dichas con mala intención son causa de mucha tristeza. Proverbios 15:4 TLA

La manera en que hablamos a los niños les da honra?

Están seguros de lo mucho que los respetamos por la manera en que les hablamos?

Somos directos con ellos?

Buscamos su opinión?

Reconocemos su creatividad y su capacidad para resolver problemas?

Hablar el idioma de los niños no se trata solo del tono sino más bien de tomar conciencia de su vulnerabilidad y enorme deseo de cominicarse con nosotros.

Una comunicación empática que les facilite reconocer y conocerse a sí mismos. Que les permite abrirse porque saben que en nosotros encontrarán un lugar seguro!

Somos esa zona libre de juicios para ellos?

Los niños co-responden al lenguaje de la compasión. 

Qué estás haciendo hoy para hablarlo mejor? 

Eucharisteo,

Tania 🙂

Posted in Salud, Self Directed Learning

Jugar libremente

Jugando Gaga Ball
Jugando Gaga ball. Photocredit: @campstompingground

Y las calles de la ciudad se llenarán de muchachos y muchachas que jugarán en sus calles. Zacarías 8:5 LBLA

Una manera de proteger la vida emocional de los niños, especialmente los varones es reconocer que suelen ser activos y necesitan que les facilitemos en muchas ocasiones lugares y momentos donde puedan expresarse.

Recuerdo que alguna vez le pregunté a mi hijo qué era lo que más le gustaba de la escuela cuando asistía. Sin dudarlo me dijo que el tiempo del receso y la hora del almuerzo 😅

Y no es de extrañar. Es en esos momentos cuando la mayoría de los niños que asisten a una escuela tradicional pueden tener un poco de espacio para brincar, correr, trepar.

Sin embargo, suelen ser cortos o pocos esos momentos. Aún en el hogar. Especialmente si alguno de los padres está obsesionado con la limpieza y el orden no sólo de la casa sino de los mismos niños.

La organización de la sociedad tampoco ayuda mucho. La mayoría de los lugares públicos a los que asistimos suelen ser muy poco amigables para los niños y adolescentes.

Esta necesidad de tener espacios para el juego libre es enorme y no sólo cuando los niños son pequeños sino también hasta la adolescencia. Y hablo aquí de juego libre NO dirigido por adultos, que no es lo mismo que llevar a nuestro hijo a su clase de fútbol -donde de nuevo hay adultos organizando y mandando a los niños-.

Ya los niños y adolescentes tienen un montón de adultos diciéndoles que hacer, cómo y por cuánto tiempo durante la mayoría de sus días. 

Cuántos de nuestros niños y adolescentes tienen hoy a libertad para jugar, poner a prueba sus capacidades físicas y no sentirse avergonzados, controlados o ser medicados?

Hoy te invito a preguntarte: qué puedo hacer para que mi hijo tenga acceso a lugares donde pueda expresar su fisicalidad y JUEGUE, JUEGUE, JUEGUE?

Porque ésta es también una manera de proteger su vida emocional.

Eucharisteo,

Tania 🙂

Posted in Familia, Self Directed Learning

Campamento Pisotones (^_^)

Una de las muchas bendiciones que recibimos el verano pasado -qué pronto pasó!!! 😱- fue que Abner pudo asistir a Stomping Ground Camp. Nada más y nada menos que por trece días.

Fue todo un suceso familiar porque se trataba del primer campamento overnigth en el que participaba mi hijo por tan largo tiempo. Por un par de días estuve angustiada esperando la llamada desde el campamento para decirme que necesito a recoger a mi hijo que no podía más de extrañar su casa. 

No pasó 😏

Lo que si recibí fue una llamada de él para pedirnos quedarse por más días, por lo bien que la estaba pasando!

De este lado del río Bravo los campamentos que duran varias semanas son muy comunes, pero éste robó nuestro corazón por estar basado en el respeto y la consideración al niño.

Básicamente, un lugar donde la libertad para elegir, la empatía y la confianza son la raíz que sostiene esta comunidad.

No hay horarios arbitrarios, no hay actividades obligatorias ni las agendas o intereses de los  adultos son superiores a las de los niños. Al contrario, los adultos sólo son FACILITADORES.

Quién no querría regresar ahí?

Eucaristheo,

Tania 😎