Posted in Familia, Inspiracionales

Mi hijo se fracturó la muñeca/SGCW2

Photo credit: @campstompingground

Terminó la segunda semana de Abner en el Camp. Nos falta la mitad del camino! Y en este post deseo celebrar a mi hijo: su confianza en sí mismo, valor, paz y alegría.

El sábado pasado el iba a llamarnos para saludar y contarnos cómo le iba. La llamada no ocurría y ya en la noche me marcan para decirme que mi hijo se había accidentado lastimandose la muñeca izquierda. Que querían pasármelo al teléfono para que el pudiera contarnos cómo se encontraba. 

Me encanta este lugar! No se pusieron a contarme toda su historia primero, sino que lo dejaron a el decirme lo que ocurrió ❤️

Abner estaba muy tranquilo y comenzó a contarme más bien emocionado, que estaba jugando con unos amigos caminando sobre una cuerda y que se cayeron varios: “Mami, yo creo que uno de mis amigos se rompió los dedos! Yo me caí muy fuerte y me duele mucho mi muñeca  que está inflamada, pero yo estoy bien. Ya me dieron algo para el dolor”.

Al escucharlo tan ecuánime senti un alivio inmenso. Me pasaron a la directora del campamento cuando terminamos de hablar Abner y yo. Ella quería saber si mi hijo se había fracturado algo antes, si su umbral del dolor era alto y si dábamos nuestra aprobación para que lo llevaran a urgencias para confirmar que no hubiera alguna fractura porque el estaba muy tranquilo.

Horas más tarde, me llaman para confirmar que tiene una fractura en la muñeca y por error me comunican que necesitará cirugía. Evidentemente eso no estaba en el panorama inicial así que comenzamos a hablar mi esposo y yo de lo que habría que dejar arreglado en Boston para comenzar el viaje de 5 horas en carretera hasta donde el está.

Una minutos después, me vuelven a llamar. Había sido un error de información. Nada de cirugías, solo un yeso sería necesario! 😓🙏🏽

Al regresar de urgencias, hablamos con el: quieres regresar a casa? Quieres que vayamos por ti? Quieres que vayamos a acompañarte a que te pongan el yeso? Quieres seguir en el campamento? 

De nuevo, el muy tranquilo nos dijo: estoy bien, me pusieron una férula, en dos días me ponen el yeso y no tengo dolor. Quiero quedarme! Quiero quedarme el mes entero como lo planeamos.

Así que respetamos su decisión. Su segunda semana de campamento ha transcurrido en medio de un yeso, un cabestrillo y mucha diversión menos juegos en el agua.

Ayer hablamos con el. Alberto le dijo: “amor, estoy preocupado de que debido al yeso no estés pasándola tan bien o que no puedas jugar tanto”. 

El contestó: “Papi, yo puedo hacer de todo, menos meterme al lago. Incluso juego dodge ball y nadie me da…soy muy bueno!” Mi vidaaa jajajaja.

Al final de la conversación con el, me pasó al director del campamento. Le agradecimos que estén cuidándolo y el me dijo que estaban felices de tener a Abner, que sentían mucha admiración por el ya que a pesar de su mano, el seguía gozando mucho y siendo una fuente de actitud positiva y alegría a pesar de sus limitaciones del momento. Que admiraban su valor y su paz.

Así que seguimos adelante con el plan de recorrer la segunda mitad de camino y extrañándolo mucho. 

Lo que más me llena el corazón es saber lo mucho que ha crecido en estos días. No me refiero a su estatura, sino a su carácter.

Como va su verano?

Eucharisteo,

Tania 🙂

Advertisements

Author:

Christian doulos. Wife in love. Abner's mom.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s