Posted in Familia

Mi hijo se va un mes de campamento!

El día de hoy mi hijo se fue un mes de campamento. 

La reacción más común de los niños que escuchan esto? Decir: cool! 😎

La reacción de la mayoría de los adultos que lo escuchan en cambio, parece ser una mezcla entre horror e incredulidad. 

Porqué querría mandar a mi hijo a un lugar lejos de nosotros, donde no está su familia, donde no tengo la certeza de lo que hará, lo que aprenderá, o le influenciará?
Bueno, se va no porque lo mandamos. 

Va porque lo desea. Lo decidió desde el año pasado después de pasar 13 días en Stomping Ground Camp y disfrutarlo al máximo. Luego vino la idea de ir 4 semanas al siguiente año, así que desde entonces comenzamos a ahorrar para que su anhelo se hiciera realidad.

Y llegó el día. Esta vez 5 de sus mejores amigos van también la primera semana. Está feliz de poder mostrarles el campamento y pasar tiempo juntos.

Encuentro muy valioso este tiempo para él. Pasarla de lo mejor en un lugar fascinante rodeado de hermosa naturaleza y oportunidades constantes para elegir lo que realmente desea hacer.

Para mi, es emocionante. Anhelo escuchar todas sus historias cuando vuelva y ver muchas fotografías.

Entiendo la preocupación que han manifestado los adultos: Un mes sin nosotros, con extraños, en un lugar tan lejano y como está éste mundo!  

Sin embargo, me da perspectiva no sólo la felicidad de mi hijo, sino también pensar en lo que la mayoría de los niños que van a la escuela tradicional viven: 

Durante la edad escolar (desde la primaria hasta la preparatoria) un niño pasará un promedio de 640 meses guiados por adultos que no son sus padres, en un ambiente muchas veces hostil, posiblemente en un edificio poco amigable con las necesidades reales de los niños y niñas, bajo la influencia de cientos sino miles de personas diferentes sin que necesariamente los padres tengan voz o voto. 

La parte más desafiante? Que muchos de esos niños y niñas ni siquiera quieren estar en la escuela o no tienen la libertad para elegir hacer lo que realmente desean, sino que se ven forzados a elegir el plan que alguien más estructuró para ellos.

Así que un mes, sin nosotros, en un ambiente que enfatiza su trabajo en la empatía radical y el respeto a los ritmos propios e intereses de cada niño y niña me parece una bendición, más que algo difícil o preocupante para afrontar.

Feliz verano!

Eucharisteo,

Tania 🙂

Advertisements

Author:

Christian doulos. Wife in love. Abner's mom.

One thought on “Mi hijo se va un mes de campamento!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s