Posted in Inspiracionales, Salud

La Enfermedad como Mensajero

IMG_5236.JPG

Estimados lectores, esta es la segunda parte prometida después de compartir con ustedes el diagnóstico de mi enfermedad, deseo profundamente les sea de bendición.

El mayor milagro que estoy viviendo en este proceso, es descubrir que la enfermedad en general es un mensajero. 

La primer reacción normal que tenemos ante una enfermedad, quebranto, accidente o dificultad es estar a la defensiva y nos disponemos a “vencer” la situación, “peleamos” contra ella o la negamos.

Por supuesto queremos hacer algo, seguramente necesitamos hacer algo, pero hoy quiero invitarlos a que una de esas cosas sea ESCUCHAR.

Qué tiene para decirme esta circunstancia en mi vida?
Qué mensaje hay detrás de este accidente?
Qué aprendizaje hay en esta pérdida?
Qué dice de mi éste quebranto?

Quiero invitarlos a que leamos juntos lo que el apóstol Pablo tiene para decirnos de este tema en la versión The Message traducida por mi y algunas reflexiones sobre ella en 2 Corintios 12:7-10

“Me fue dado el regalo de una dificultad para mantenerme en constante contacto con mis limitaciones.”

Pablo estaba sufriendo a causa de una dificultad y afortunadamente para nosotros no dice de qué se trata de manera específica. Digo afortunadamente porque esto nos permite sentirnos identificados con su sufrimiento. Otras traducciones dicen que era “como una espina clavada en el cuerpo” y hay muchas maneras de interpretarlo: podría ser enfermedad, tentación, oposición o pérdida.
En este momento de tanta vulnerabilidad en la vida de Pablo, me resulta sumamente interesante que su primer declaración sea que la DIFICULTAD por la que estaba atravesando era un REGALO.

Un regalo que vino a su vida para hacerlo consciente de si mismo!

Qué quiere decirte esa migraña que no te deja? Qué te grita tu hij@ adolescente quien ya no quiere acompañarte a tu iglesia? De qué necesitas hacerte consciente? Habrá algo no resuelto que no te permite seguir moviéndote? Qué te ha desconectado de tu hij@?

Porque ya te has medicado y ahora necesitas algo cada vez mas fuerte para que el dolor ceda. Ya intentaste “hacer entrar en razón” a tu hij@ amenazándolo, rogándole, sobornándolo, convenciéndolo.
Tal vez sea tiempo de verdaderamente escucharlo?

“El ángel de Satanás hizo lo mejor que pudo para ponerme en el suelo; de hecho, lo que hizo fue llevarme a estar de rodillas donde no hay peligro de andar caminando con engreimiento!”

No entraré en los recovecos de si la dificultad que tienes te la manda el diablo, Dios o tú mismo, porque quiero centrarme en el mensaje y en cómo respondemos a el.

Así que nos centraremos en la respuesta de Pablo la cual me llena de fe e inspiración: esa dificultad por la que estás atravesando te ha tirado al piso? Esta bien! Porque ahora te encuentras más disponible para orar.

No es maravilloso cómo el dolor y la necesidad nos invitan a buscar el rostro de Dios?

Lo contrario es seguir de pie, llenos de orgullo o enojo ante lo injusta que parece esta dificultad o quien la envió.

Parece tener poco sentido permanecer en la misma posición, es hora de buscar alternativas y definitivamente el panorama es mucho más amplio desde los brazos del padre.

“Al principio no pensé que esto era un regalo y le rogué a Dios que me lo quitara. Tres veces hice eso…”

Me encanta la honestidad de Pablo. Es cierto, quien en su sano juicio piensa que tener una enfermedad, perder a alguien o ser criticado es un regalo?

Yo no. Yo sentí miedo, enojo, confusión, deseo de que fuera un absoluto error.

Luego Pablo le pidió a Dios que “se lo quitara” y lo hizo tres veces! Es completamente natural que nuestro deseo sea que Dios “solo quite” esto que esta causándonos tanto dolor.

Nosotros hacemos esto aún en las cosas mas pequeñas:

Te duele la barriga? Tómate un antiácido en vez de revisar si es que acaso debieras tomar mejores desiciones a la hora de comer.

Si hacemos eso con lo insignificante o cotidiano, no solemos actuar diferente con las dificultades mayores:

Tu esposa no te habla? Tráele una rosa y unos chocolates. Cuando lo que tal vez ella necesita es una conversación de corazón y profunda.

Cuando varios de mis amigos supieron de mi enfermedad, la mayoría me decían que orarían para que Dios me sanara -y yo lo aprecié profundamente-, pero yo les pedí que oraran para que yo pudiera escuchar y entender lo que Dios quería decirme con esta enfermedad. Había un mensaje y quería descubrirlo!

“y entonces El me dijo:
Mi Gracia es suficiente; es todo lo que necesitas.
Mi fuerza se hace realidad en tu debilidad.”

Esta es la respuesta de Dios: Yo Soy suficiente, Yo Soy todo lo que necesitas, Yo Soy tu fuerza.

El milagro más grande que he recibido no es que el mild lupus desapareció.

El milagro verdadero ha sido poder escuchar a Dios en medio de toda la confusión de mi corazón:

Yo Soy me ha recordado que en El lo puedo todo. No hay razón para temer: Yo Soy me sostiene. Yo Soy es suficiente, Yo Soy me ama.

Así es: no necesitas que tu hijo cambie, no necesitas que te devuelvan lo que te quitaron, no necesitas un esposo, no necesitas que tus padres hubieran hecho un mejor trabajo contigo.

Porque Yo Soy es suficiente!

Pero esto cuándo pasa???

“Una vez que escuché, me alegré de que estuviera pasando. Deje de enfocarme en la dificultad y comencé a apreciar el regalo. Era un caso de la fuerza de Cristo moviéndose en mi debilidad. Ahora tomo las limitaciones como un avance y con buen ánimo. Estas limitaciones que quieren empequeñecerme -abusos, accidentes, oposición, quebrantos-, dejo que Cristo se haga cargo!
De esta manera, mientras más débil soy, mas fuerte me convierto.”

Pasa cuando ESCUCHAMOS.

Cuando escuchamos con atención.

Si hasta una gripa tiene un mensaje para ti, lo tiene más una relación difícil con un jefe. Si un dolor de rodillas -estas subiendo mucho de peso?- tiene un mensaje, lo tiene mas que no te hables con tu hermano. Si un dolor de garganta tiene un mensaje -hay algo que no terminas de “tragarte”?- lo tiene más el desánimo que sientes.

Dejemos de enfocarnos en la dificultad y apreciemos el regalo que trae consigo. Nuestras limitaciones son una oportunidad para avanzar.

Si, incluso en los temas más dolorosos.

Disclaimer: Esto no es una invitación a que no vayas al médico o especialista correspondiente. Es tan solo un llamado a escuchar. Especialmente a escuchar la voz de Dios.

PD. Uno de los mensajes que he recibido del mild lupus ha sido el de aprender a tomar mejores desiciones.

Cuando fui a ver al especialista no acepté tomar medicamento alópata porque existían otras alternativas como comer mejor, dormir mejor y ejercitarme. También tomar consciencia de el origen emocional de esta enfermedad -si, terapia!-.

En todo esto, estoy convencida de que Yo Soy es quien ha hecho la diferencia en mi corazón.

En mi cita pasada, el médico me mando a que “siguiera haciendo lo mismo” porque me encontró estable y aún mejor en varios aspectos de la sangre. Mi nueva cita es en seis meses y sigo sin medicamentos.

Eucharisteo,
Tania 🙂

Advertisements

Author:

Christian doulos. Wife in love. Abner's mom.

4 thoughts on “La Enfermedad como Mensajero

  1. Este post me hizo valorar tantas cosas. Gracias por compartir! Seguiré orando para que sigas haciendote más fuerte en tu debilidad.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s